2016 mar /15

Tips para diseñar un programa de incentivos

Programa de incentivos

Mantener a tus empleados motivados, ayudándolos a dar el máximo de sus capacidades y talentos, es una labor maratónica que lleva a muchas compañías a la formulación de un esquema de recompensas vacío, poco impactante y cero interesante para los momentos de vida de sus colaboradores, cayendo en el escenario constante de olvidar o dejar a un lado los programas de incentivos que se inician.

Pero ¿cómo puedes atraer, fidelizar, animar e incluso mejorar la productividad de tu recurso humano, asegurando mejoras en la vida personal, profesional y laboral de tus empleados?

El secreto está en el diseño de un plan de incentivos estructurado, en el que se desarrolle paso a paso los intereses particulares de la empresa y se reconozca los esfuerzos, logros, méritos y objetivos de los trabajadores. Allí está la clave para plasmar un programa lo suficientemente equilibrado y sostenible para todos.

Grandes empresas cuentan con horarios flexibles, salas de esparcimiento, días libres, compensatorios y hasta regalos en los cumpleaños, como opciones para brindar bienestar laboral. 

De hecho, cada día más empresas ven como prioridad mejorar las condiciones laborales de los colaboradores, otorgándoles incentivos que impacten sus expectativas de vida. Por eso te sugerimos estos 5 tips para que en tu empresa establezcan un programa genuino que supla las necesidades de los trabajadores:

  • 1. Planifica detalladamente:

El diseño de un Programa de Incentivos depende de las políticas internas que tenga cada empresa, para ello resulta necesario que identifiques cuáles son los principales objetivos que va a tener el esquema de incentivos.

Es ideal basarse en un análisis previo que te permita entender qué metas son alcanzables y primordiales dentro del negocio. Para esto investiga cuál es la realidad laboral de la empresa y define si se debe diseñar un plan por cada área; por gustos, preferencias, edades o un programa general.

Está en tus manos implementar un programa lo suficientemente realista, justo y equilibrado, que cuente con unas métricas (KPIs) que faciliten el seguimiento del plan: meta – desempeño – resultado. Esto te dará a ti y a toda la organización, una visión cuantitativa de qué tan significativo fue el progreso con respecto a las metas planteadas.

¿Quieres aumentar las utilidades de tu compañía? ¿Obtener cierto porcentaje en el ROI con un producto nuevo?, ¿Incentivar a los empleados o equipos de trabajo? Éstos son algunos objetivos inmediatos que puedes tener tu empresa.

2. Valida con tus equipos qué incentivos prefieren:

Conocer la finalidad del plan es el primer paso, pero no puedes dejar de lado qué es lo que prefieren tus trabajadores. Dedícate a encuestarlos, pregúntales qué es lo que más los motiva, crea un listado de cuáles son las opciones preferidas por la mayoría y llega a un consenso con ellos.

De hecho, no olvides agendar reuniones periódicas de acuerdo al plan que vayas a iniciar, ofreciéndoles opciones novedosas a los colaboradores: Experiencias, bonos, tarjetas de regalo, electrodomésticos para el hogar o viajes. Ellos serán quienes decidan qué prefieren. Incluso para hacer mucho más fácil el proceso de creación de un plan, existen actualmente herramientas en línea que ayudan a evitar un desgaste operativo y Logistico mayor.

Desde boletas de cine, día de deportes extremos, fiestas de cumpleaños, días libres, asesorías bancarias o cena en familia son algunas alternativas que la mayoría de personas escogen.

3. Estipula el presupuesto:

Desde el momento en que se tenga claro cuál va a ser el esquema del plan o planes (dependiendo las necesidades de la empresa), se debe analizar qué presupuesto se puede destinar. Para esto, es aconsejable que se diseñe una propuesta para el sector contable de la organización, en el que se especifique cada uno de los factores que sustentan tu solicitud.

Ten presentes los costos ocultos: cuánto vale contratar el servicio que va a proveer algunas de las herramientas para implementar el programa de incentivos; cómo impactaría el aumento o disminución del presupuesto dependiendo de la ejecución del plan; se van a usar volantes, correos electrónicos o algún otro tipo de comunicación para dar a conocer el plan. Estudia cada detalle de la inversión, para que el plan acordado sea transparente y claro para todos los trabajadores.

4. Comunica el plan:

De nada sirve que se cree todo un modelo motivacional si no se comunica a todos los colaboradores que se van a ver beneficiados.

Entrega material informativo impreso, usa las plataformas digitales con las que cuente la empresa (página web, redes sociales), busca alianzas con el área de Recursos Humanos para notificar personalmente a cada empleado o realiza envíos masivos de correos electrónicos. Decide qué modalidad se adecúa más a tu plan y al perfil de los participantes para que sepan todo sobre: cuáles son las reglas, cuánto tiempo tienen para cumplir los objetivos, cada cuánto se va a revisar el avance que llevan, qué tipo de incentivos pueden disfrutar, etcétera.

Manténlos siempre al tanto, acerca de qué cambios tiene el plan, quiénes han sido beneficiados o cualquier novedad que tenga el programa.

5. Revísalo periódicamente:

Si no se hace seguimiento, hasta el mejor de los planes puede perder periodicidad convirtiéndose en una carga administrativa más que no genera ningún impacto significativo en las personas. Para evitar esto, necesitas revisar si se está recompensando de la misma manera a todos los empleados, se está siendo equitativo con la opciones de incentivos que se están dando, incluso si el programa es anticuado o no está siendo vigente.

Vuelve al punto de inicio y revisa frecuentemente el comportamiento de los KPI’s, éstas métricas le darán un control total acerca de la meta, el desempeño y el resultado. De ti depende que el programa mantenga su relevancia y efectividad en el entorno laboral inmediato de todos los miembros de la empresa.

Más allá de crear un programa de Incentivos bien estructurado que ayude a mejorar los resultados de la compañía,  está la forma en que se ubica al empleado como el recurso más importante de la compañía usando los planes de incentivos. Este mecanismo, es una solución genuina para recompensar el esfuerzo de los empleados, proporcionándoles incentivos significativos, adecuados y valiosos para sus colaboradores.

0 Comentarios: