2015 mar /8

Incentivos para todos los gustos

Incentivos para todos

A estas alturas, ya debes tener clara la base para estructurar tu programa. Por ello, es hora de que conozcas los diferentes tipos de incentivos que tienes a tu disposición para que elijas el que más se ajuste a tus objetivos y a las necesidades de la compañía y tus colaboradores. Recuerda: ninguno es mejor que otro, sencillamente cada uno tiene una finalidad distinta.

A continuación te presentamos las opciones más utilizadas por las compañías a la hora de incentivar a sus colaboradores. Acá podrás entender su alcance y el impacto que puedes lograr con cada una de ellas:

1. Bonos: Son inmediatos, simples. Pueden ser en papel o tarjetas recargables y permiten a su portador elegir lo que desee. Son muy prácticos cuando el perfil de las personas a incentivar no ha sido debidamente identificado, está muy generalizado o tiene mucha rotación.

Ten en cuenta que el alcance o la formalidad del medio, podrá generar mayor impacto dependiendo del conocimiento que tengas de tu público objetivo.

Compartir en linkedin.png

2. Catálogo virtual de premios: Mediante una plataforma web, podrás administrar tu programa de incentivos y las personas podrán escoger sus premios. Hay de todo tipo y la gran mayoría son de fácil administración y control, además brindan la posibilidad de implementar dinámicas que diversifican la manera de incentivar, como por ejemplo, un sistema de puntos. Este tipo de herramientas son adecuadas cuando el desgaste logístico y administrativo es muy alto debido a la gran cantidad de usuarios a impactar.

  • 3. Catálogos tradicionales: Pueden ser impresos o digitales (a través de un sistema de puntos) y contar con premios pre-establecidos según las metas de cada colaborador. En ambos casos, el tiempo de respuesta y la comunicación efectiva es fundamental. 
  • 4. Premios en especie: Para este tipo de premios, es vital conocer muy bien al público objetivo, pues se trata de productos previamente adquiridos por la empresa. Tiene como ventaja la posibilidad de negociar con los proveedores, sin embargo, es importante recalcar que no se tienen en cuenta los gustos, aspiraciones y necesidades particulares de las personas a impactar, corriendo el riesgo de que no valoren la iniciativa del programa.
  • 5. Viajes: Todo el mundo ama los viajes, así que siempre serán un gran incentivo. Aquí la clave es tener muy buenos aliados en el gremio para poder brindar la mayor flexibilidad posible. Es necesario ser muy claro en los términos y condiciones, no hay que correr el riesgo de que la gente se sienta engañada, o que tu incurras en sobrecostos y reprocesos cuando el beneficiario no cumpla con las condiciones del viaje.
  • 6. Dinero en efectivo: Aunque la mayoría de las personas lo escogería, no es recomendable, pues a diferencia de lo que generalmente se cree, el dinero no genera valor en estos casos porque no se puede orientar ni al mejoramiento de la Calidad de Vida del colaborador ni a su identificación y sentido de pertenencia con la marca y/o la empresa. Adicionalmente, estudios indican que la experiencia del beneficio adquirido con dinero no tiene alta recordación a largo plazo.

 

0 Comentarios: