2018 oct /29

Tu guía definitiva para entregar bonos de regalo en navidad

bonos de regalo navidad empleados

Navidad puede ser una época de celebración, pero en el entorno laboral también puede ser un momento estresante. ¿Cómo pueden las empresas aliviar esa carga y comprometerse con sus colaboradores? Un sistema de bonos de Navidad puede lograr estos dos objetivos, si se hace de la manera correcta.

Iain Thomson, Director de Incentivos y Reconocimientos de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos del Reino Unido, revela los secretos de un sistema de bonos de Navidad exitoso.

¿Qué sentido tienen los bonos de Navidad?

Para las empresas, cumplen un doble propósito. En primer lugar, es el cierre del año calendario o, en algunos casos, del año financiero, y una oportunidad para recompensar al personal por su trabajo durante los últimos 12 meses. En segundo lugar, los bonos pueden establecer los niveles de compromiso para el año venidero. Desde la perspectiva del colaborador, la Navidad puede ser un período estresante, tanto financieramente como en términos de tiempo. Justamente, su capacidad de aliviar algo de ese estrés es lo que los hace tan populares. Dos tercios de las principales firmas británicas premian al personal a finales de año, mientras que los eventos navideños son muy populares en América Latina, tal es el caso de Chile, donde más del 90% de las empresas entregan bonos”.

¿Cuándo deben las empresas comenzar a planificarlas?

Tan pronto como sea posible, desde el 1º de enero en adelante, ya que deben ser parte de su estrategia de compromiso de los colaboradores, lo que significa que los bonos deben estar vinculados con incentivos de comportamiento que reflejen los valores, la visión y la misión de la empresa. No deben constituir una iniciativa separada, sino que deben ser parte de lo que el empleador quiere lograr durante el año.  En la industria manufacturera, las recompensas suelen vincularse con objetivos de eficiencia, volúmenes y productividad, mientras que, en el servicio al cliente, pueden reflejar la velocidad de respuesta a las consultas o un esfuerzo suplementario para hacer frente a una queja”.

Entonces, ¿la comunicación desempeña un papel clave?

Por supuesto. Los colaboradores necesitan entender por qué se les recompensa, por lo cual, la transparencia sobre el desempeño individual y empresarial durante el año es fundamental. Muchas empresas no recuperan el valor de su gasto en Navidad porque está asociado con el esfuerzo real que haya hecho el colaborador. Entonces, usted corre el riesgo de que la recompensa sea algo que se espere, independientemente de si el negocio ha funcionado bien o si el colaborador ha cumplido sus objetivos. Si una empresa está en dificultades, los bonos de Navidad pueden ser una forma de volver a comprometer a la fuerza laboral, pero el mensaje a transmitir debe ser claro. Si usted le dice al personal que “los tiempos son difíciles, pero el año que viene podemos superarlo”, el bono puede convertirse en una herramienta motivacional para lograr una lealtad continua”.  

¿Cuáles son los mejores bonos de Navidad?  

“Los vales para tiendas son muy populares, tanto en el Reino Unido y Francia como en Estados Unidos. Una selección de diferentes vales le permite ofrecer algo para todos, mientras que una marca de lujo añade un toque extra y la sensación de que la Navidad es especial. Pero lo realmente importante es la demografía de la fuerza laboral. En el caso de los colaboradores de primera línea, una caja de vino o una cesta de alimentos son bonos muy bien recibidos, que pueden aliviar la carga financiera.

Incluso pequeños regalos, como cajas de chocolates, funcionan bien. Para los ejecutivos, que suelen pasar más tiempo lejos de sus familias, una experiencia como regalo puede ser muy eficaz; y cuanto más tiempo de convivencia familiar usted pueda integrar en el bono, mejor. Para ellos, un viaje en familia, o una noche de cine y restaurante puede ser bueno. En cuanto a regalos de nivel superior, las cajas de vinos más caras, la champaña y los relojes de marca son bonos populares. Otra opción consiste en vincular el regalo al año siguiente, con un par de lentes de sol de diseñador, por ejemplo. En general, la elección debe centrarse principalmente en lo que un colaborador quisiera recibir, y no en lo que una empresa quiera dar. No dé 100 libras, dólares o euros de vino, cuando los colaboradores preferirían tener un vale de compras por 25”.  

¿Cuándo debes entregarlos?

“En el caso de los vales de compra, entregarlos una semana o dos antes de Navidad no es lo ideal.  Para entonces, muchas personas ya tendrán los artículos que podrían haber comprado con los vales. Por el contrario, si usted los distribuye a fines de noviembre, los colaboradores podrán planificar sus compras contando con los vales. En el caso de una experiencia, entregarla más cerca de la Navidad sería mejor.  Para el empleador, la clave consiste en anticipar cuándo la gente será capaz de hacer el máximo uso del bono”.

¿Y las alternativas?

“Muchos colaboradores no tienen tiempo en Navidad, lo que aumenta su nivel de estrés. Están bajo presión para hacer compras, visitar a la familia o asistir a eventos de Navidad en las escuelas de sus hijos. Para ellos, un regalo podría ser flexibilidad en el trabajo, como un medio día de descanso o un día de compras navideñas que no salga de sus días de vacaciones. Esto depende de la cultura de la empresa”.

¿Por qué acudir a Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos?

“Tenemos una gran experiencia en la planificación de recompensas. Podemos proporcionar los bonos y, lo que es igualmente importante, el análisis y la mensajería detrás de ellos. Pero un sistema de bonos no se trata tan sólo de su entrega. Se trata de preguntar por qué una empresa quiere uno, qué desea recompensar y qué quiere que sientan los colaboradores cuando los reciben. Estas preguntas nos permiten crear un valor agregado para los clientes”.

¿Una recomendación final?

“Si usted está comenzando un sistema de bonos de Navidad, no tenga una exigencia demasiado alta en términos de regalos. Si todos reciben un iPod al final del primer año, y no reciben uno al año siguiente, se sentirán decepcionados.  Lo importante es manejar bien las expectativas de la gente. Sea creativo y piense cómo un gerente puede entregar un regalo, idealmente en mano, quizás incluso vestido como Santa Claus. Haga que sea algo divertido y que el mensaje sea claro. Y recuerde que hay expertos disponibles que pueden ayudarle a hacerlo bien”.

¿Quieres conocer otras técnicas asombrosas de reconocimiento? Descarga nuestro ebook 7 pasos para crear el programa de reconocimientos que tu empresa necesita

Descarga tu libro

0 Comentarios: