2018 sep /10

Cómo usar los incentivos para motivar el trabajo en equipo

motivar trabajo en equipo

Por definición, los incentivos pueden generar un sentimiento de competencia entre tus colaboradores. Dado que hay una motivación financiera, los individuos buscarán alcanzarla mejorando sus resultados, generalmente pensando primero en su beneficio propio sobre el colectivo. El mejor ejemplo para ello son los callcenter, donde la rotación de personal es alta y los incentivos de ventas están a la orden del día: tienen muchos trabajadores esforzándose pero pocos comprometidos con la organización. Con ese escenario ¿es posible usar los incentivos para motivar el trabajo en equipo?

Como plantea Harvard Business Review, las recompensas que están enfocadas en equipos pueden ser más efectivas que las dirigidas a individuos. Esto, por supuesto, puede aplicarse a los programas de incentivos, donde las recompensas son el gran motivador para los colaboradores.

Hay tres razones para tomar esta perspectiva seriamente:

  • Aunque el objetivo de un departamento de recursos humanos es plantear un programa de incentivos que esté blindado contra las percepciones de injusticia o favoritismo, nunca es posible asegurar completamente que esas ideas no surgirán entre la fuerza de trabajo.
  • Las organizaciones que realmente quieren cultivar una cultura de trabajo en equipo deben favorecer los esfuerzos grupales sobre los individuales.
  • Las personas deben sentir que los beneficios de trabajar en equipo superan a los beneficios de realizar tareas de manera individual.

Los colaboradores responden a los incentivos (y a la ausencia o mala implementación de los mismos), por lo tanto debes sacar el mejor provecho de tu programa, con el fin de realmente presentar una marca positiva en la organización.

Bajo estas ideas ¿cómo puedes impulsar el trabajo en equipo con incentivos? Sigue estas tres recomendaciones:

1. Responsabilidad compartida

Un estudio publicado por la Revista Internacional del Manejo de Rendimiento habla del concepto de los “contratos no hablados” y su significado entre la fuerza de trabajo. En un grupo de 10 equipos psiquiátricos de un hospital universitario se analizó por 18 meses las dinámicas de trabajo en equipo.

La investigación encontró que estos grupos de colaboradores eran altamente unidos y comprometidos ¿la razón? Los mencionados “contratos no hablados”, donde había un entendimiento de responsabilidad compartida por todas las labores que desarrollaban.

Aunque no era requerimiento de su respectivo puesto estar pendiente del buen desempeño de las tareas de sus compañeros, los colaboradores entendían la importancia de todas las piezas para el bienestar de los pacientes. Ese entendimiento “no hablado” impulsaba el trabajo en equipo.

Aplica este concepto a tu programa de incentivos, creando una cultura de entendimiento entre tu equipo: si todos conocen el significado de las tareas ajenas, estarán conscientes de la importancia del trabajo en equipo para alcanzar una meta.

2. Impulsa la colaboración con otras áreas

Existe una vieja anécdota sobre una visita de John F Kennedy a la NASA, donde el entonces presidente de los Estados Unidos le preguntó a un conserje sobre su tarea, la respuesta fue sencilla: “estoy ayudando a llevar un hombre a la luna”. El entendimiento de la misión central de una empresa y cómo todos los colaboradores la impulsan es esencial para motivar el trabajo en equipo.

Por ello, cuando de incentivos se trata, diseña un programa donde diferentes áreas deban trabajar en equipo y comunicarse para lograr los resultados deseados es una gran recomendación.

Impulsa el entendimiento de metas compartidas en toda la organización, así los incentivos grupales serán mucho mejor aceptados.

3. Plantea incentivos basados en los beneficios que consiga la empresa

Técnicamente todo incentivo está atado a resultados extras y, por lo tanto, representa un beneficio económico logrado por la organización. Aquí el concejo es comunicar correctamente esto a tus colaboradores, para que las competencias sean reducidas: cada empleado va a necesitar que sus pares también destaquen, de lo contrario su esfuerzo individual no podrá competir con el colectivo cuando de beneficios económicos se trata.

Como señala Chron, si todos reconocen que su esfuerzo individual no será suficiente para conseguir los beneficios económicos deseados para recibir una recompensa, estará más dado a trabajar en equipo.

¿Qué es mejor que un solo colaborador motivado por una recompensa? Todo tu equipo de trabajo concentrado en la misma tarea. Considera esta perspectiva cuando diseñes un programa de incentivos, donde el trabajo en equipo consiga mejores resultados y entregue recompensas superiores.

Crea los mejores planes de bienestar laboral para tu empresa con nuestro ebook gratuito: "8 errores que debes evitar al crear un plan de bienestar y cómo solucionarlos"

Descarga tu ebook aquí

 

0 Comentarios: