2018 oct /30

¿Cómo ahorrar con la entrega de dotación laboral?

ahorro dotacion laboral

La dotación laboral es un gasto que prácticamente toda empresa debe tener mapeado en su planeación salarial. Es muy sencillo que colaboradores de diferentes áreas y rangos salariales calcen en las condiciones que les permiten recibir dotación; no puedes evitarlo (por ley) y al final puede ser parte de una interesante estrategia de motivación. Dejando claro que tienes que entregar dotación, entonces ¿qué puedes hacer para ahorrar en ese aspecto?

Primero, hagamos un rápido resumen de qué es la dotación laboral y qué aspectos condicionan su entrega:

  • ¿Qué es la dotación?: según el Código Sustantivo del Trabajo la dotación se define como “un par de zapatos y un vestido de labor" que entrega la empresa al empleado acorde a la naturaleza de su labor y las condiciones en las que trabaja.
  • ¿Quién la recibe?: la dotación se le entrega a los empleados permanentes que devenguen hasta dos salarios mínimos legales vigentes y quienes lleven más de tres meses en la empresa.
  • ¿Cómo se entrega?: el empleador entrega la dotación de forma gratuita, sin cobrarle valores extra al colaborador y se hace en especie, nunca en dinero en efectivo.
  • ¿Cuál es el valor mínimo y máximo de la dotación?: la ley no lo define, pero debe ser suficiente para la compra de la ropa.
  • ¿Cuándo se entrega?: se entrega tres veces al año, en abril, agosto y diciembre.

Estas reglas permiten la creación de una serie de condiciones donde el valor de la dotación aumenta más allá del costo de la ropa, agregando un grupo de esfuerzos logísticos importantes que, a su vez, generan una serie de nuevos gastos y tareas para la empresa.

Es en esos procesos donde puedes implementar estrategias de ahorro, pero antes de profundizar en eso, debes tener claro que la clave principal para ahorrar en la entrega de dotación es usar bonos y tarjetas. Se trata de una forma de pago en especie que es válido por la ley y elimina muchos procesos y dificultades.

Reduce tiempos y esfuerzos:

Todos los procesos que rodean la entrega de dotación toman tiempo de trabajo. El proceso de ir a comprar la ropa puede ser un dolor de cabeza logístico, solo imagina si tu empresa tiene empleados de diferentes áreas, que requieren dotaciones de distinta clase, con variaciones de talla, etc.

La tarjeta o bono de dotación soluciona ese problema para la organización: ahora será el empleado el encargado de hacer todo el proceso y de igual forma la empresa habrá cumplido con su obligación de entregar dotación de ley.

Elimina la necesidad de espacio físico para el almacenamiento:

La dotación debe ser almacenada en algún lugar, que resulta ser espacio físico de la empresa y por lo tanto representa un costo. Si se trata de una organización de miles de empleados ¿tienes el espacio para guardar miles de dotaciones? Es preferible usar bonos y tarjetas que dejan ese aspecto directamente en las manos de los colaboradores.

Elimina el gasto en transporte:

La compra de la dotación requiere gastar dinero en transporte a la tienda y de regreso al lugar de almacenamiento. Suma a ello situaciones como el cambio de dotación por errores como la compra de ropa con la talla equivocada. Todo esto puede evitarse con tarjetas y bonos.

Garantiza la correcta destinación del auxilio:

Desperdiciar dinero es, definitivamente, algo que una organización debe evadir a toda costa. Si una empresa decide entregar la dotación en dinero, no hay figura legal que le permita comprobar que el empleado efectivamente gastó el dinero en comprar ropa o zapatos. Sin esa garantía el auxilio pierde todo objetivo.

Las tarjetas y bonos de dotación solo pueden ser usadas para adquirir vestimenta en tiendas de ropa y calzado, por lo tanto cumplen con ser la garantía que la empresa necesita.

Motivar a tu empleado también es ahorro: 

Ya mencionamos anteriormente que la entrega de dotación puede motivar a los trabajadores, pero este beneficio puede ser más notable para la organización cuando se trata de tarjetas y bonos.

Las razones son simples: tu colaborador puede elegir su ropa y calzado, de acuerdo a sus gustos y preferencias. Esto evita problemas de percepción estética (básicamente que tu empleado no guste de la dotación) e inconvenientes con la talla.

Facilidad de uso y ahorro en papel:

Una tarjeta de dotación permite que la empresa pueda cargarla con el valor del auxilio las veces que sean necesarias. De esta forma una sola tarjeta puede ser usada para comprar todas las dotaciones durante el año, controlando de mejor forma su entrega y administración.

Como lo mencionamos, todo lo anterior responde a procesos que acompañan la dotación y generan nuevos gastos. Puedes ahorrar evitándolos gracias al uso de la entrega de bonos y tarjetas, que ponen esos procesos en manos del colaborador, motivándolo en el proceso. Es un gana y gana que vale la pena considerar.

¿Quieres conocer todo sobre dotación? Descarga nuestro ebook donde resolvemos TODAS tus dudas:

Descarga tu eBook aquí

0 Comentarios: