2016 nov /10

Cómo preservar la cultura de trabajo en medio de la rotación de personal

cmo-preservar-la-cultura-de-trabajo-en-medio-de-la-rotacin-de-personal.png

En las empresas es normal que se presente rotación de personal, el peligro está cuando la balanza entre la cantidad de trabajadores que se quedan con los que dejan la organización, está desequilibrada.

Es por eso que si en estos momentos tu empresa se encuentra en medio de un proceso de retiro muy alto, se debe revisar qué tipo de errores se están presentando.

El hecho es que no solo puedes estar perdiendo demasiado tiempo, dinero y esfuerzo contratando reemplazos y desgastándote a través de constantes procesos de selección, sino que también puedes hacer que tus mejores talentos se vayan a otras organizaciones con toda su curva de aprendizaje, debido a mejores perspectivas económicas, beneficios, retos profesionales o planes de reconocimiento que impacten su realidad de vida tanto laboral, profesional y personal.

¿Cómo evitar que tu compañía tenga que padecer de este mal que tanto puede afectar al Recurso Humano en general?

Está claro que cuando los colaboradores cambian a otro trabajo se llevan los conocimientos y experiencias obtenidas así como un factor clave: la cultura corporativa ¿Cómo no perder el espíritu empresarial cuando se enfrentan altos índices de rotación?

Un buen o mal ambiente tiene el poder de alimentar e impactar la moral, productividad y satisfacción de los trabajadores, así como de retener a los empleados estrella fortaleciendo su compromiso, moral y productividad, además que si se cuenta con estrategias motivacionales lo suficientemente robustas como para que cada miembro de la empresa se sienta educado, motivado y fidelizado, la cultura de trabajo será inmune a la pesadilla que muchas organizaciones deben enfrentar: altas tasas de rotación de personal.  

¿Qué hacer? Fortalecer el entorno de trabajo para mejorar como empresa cada día más.

¿Cómo? Concentrándote en el norte de la empresa: sus ideales, objetivos, misiones o proyectos engranados con los intereses particulares de cada colaborador. Pero ¡Momento! No basta con solo eso, tendrás que conocer más a fondo estos 3 pasos que hemos encontrado, para aprender a gestionar correctamente su cultura y minimizar la rotación.

  • 1. Aclara que se quiere

Desde el primer día en que la persona haga parte de la organización, se le deberá dar a conocer cuáles son las bases o fundamentos que se tienen dentro del ambiente laboral.

Lo más usual es realizar una inducción en la que se le informe cuáles son los parámetros dentro de la cultura laboral, incluso muchas compañías entregan un material físico o digital en el que los empleados tienen como sustento para revisar cuando quieran cuáles son los pilares y bases de las relaciones internas.

¿Cómo te quieres posicionar dentro de tu nicho, como un espacio: consultivo, participativo o paternalista? ¿Estás buscando fuerzas de trabajo más apasionadas y comprometidas? ¿Qué estás haciendo para impactar el día a día laboral de tus trabajadores?

Plantéate objetivos específicos para su clima laboral y dedíquate a revisarlos constantemente dependiendo de las tasas de rotación, contratación, enfoques empresariales y metas planteadas.

  • ¿Qué tanto has impactado su ambiente laboral?

¿Ha afectado el cansancio, estrés o falta de productividad al ambiente laboral de tu compañía? ¿Se han creado cambios en las formas de trabajo de la gente? ¿La forma de motivar al personal ha traído buenos resultados o no? Si no se sabe, analiza o rastrea en qué estado está tu ambiente, si no lo haces, será imposible modificarlo.

Pregunta, crea encuestas digitales, formularios en los que la gente dé su opinión calificando de 1 a 10 acerca de ciertos aspectos de la cultura de trabajo (felicidad, compromiso, aprendizaje) o diseña un buzón de sugerencias en los que cada quien pueda decir qué piensa de forma anónima.

Recuerda que es clave tratar a los colaboradores como miembros importantes dentro del equipo y no como simples piezas de producción, así se crea una cultura organizacional en la que se le brinda a las personas las herramientas necesarias para que se sientan satisfechas con sus labores, estén a gusto con sus funciones y cada día hagan mejor su trabajo.

Estudia si en tu caso te funciona más dar felicitaciones públicamente a los colaboradores, premiarlos con horarios de entrada y salida flexibles o por el contrario los escenarios de aprendizaje hacen que crezcan no solo intelectualmente sino a nivel integral.

Si como compañía te encuentras en la búsqueda de cambiar u optimizar su cultura, deberás enfocarte en mejorar la autoestima del factor humano a través de Programas de Incentivos y Reconocimiento, además de esmerarte por identificar los valores corporativos, así como en optimizar las relaciones de confianza y las iniciativas para entregar estabilidad organizacional a todos los colaboradores.

  • ¿Cómo inculcar la cultura de trabajo?

Los trabajadores comúnmente están recibiendo sugerencias, retroalimentaciones y cambios de tareas que influencian sus formas de trabajo. Desde cada área y departamento de la empresa, es importante que se alineen todos estos mensajes con el ambiente de trabajo deseado.

Por ejemplo, si se está buscando crear escenarios colaborativos en los que se tenga el apoyo de los demás compañeros, pero se da la orden de que cada persona debe dedicarse a labores diferentes con nada en común, se perderá por completo la finalidad de la cultura de trabajo en equipo.

Pilas: puedes utilizar o moldear los planes de incentivos y reconocimiento para que se conecten con los ideales del ambiente.

0 Comentarios: