2018 jul /27

4 importantes desafíos de la calidad de vida laboral en las organizaciones

clima-laboral

Desde la organización más pequeña a la más grande, los retos y desafíos laborales para crear y mantener un clima interno de trabajo estable y motivante son más comunes de lo que crees. Si bien las esferas altas de las organizaciones pueden esforzarse por establecer un entorno de trabajo lo más ideal posible, hay varias situaciones que se pueden salir de sus manos, pues son inherentes a la naturaleza de los seres humanos. Recuerda que una empresa es como una familia, y si las relaciones familiares a veces no son fáciles, en una organización con mayor razón.

Es debido a lo anterior que se ponen en marcha políticas empresariales con el fin de atender de la mejor manera cualquier situación que desequilibre la calidad de vida laboral de los colaboradores. 

1. Comunicación constante y de puertas abiertas

Es esencial que dentro de tu organización se genere un ambiente en el que sin importar los rangos o jerarquías, cada colaborador se sienta a gusto y en libertad plena de expresarse y comunicarse con cualquier compañero de trabajo. La burocracia en la comunicación no debe existir si quieres que los colaboradores se sientan escuchados y parte de la organización.

Es natural que cuando se produzcan cambios internos, sea implementando nuevas estrategias o mecánicas de trabajo, se generen discusiones entre los colaboradores. Hay que evitar que esas discusiones se queden en el aire, pues pueden proliferar especulaciones y disminución de la moral. De hecho, hay que hacer lo contrario: como menciona Forbesestablecer canales de comunicación abierta y proactiva con el fin de discutir realmente lo que se hará y así disminuir el impacto que este cambio tendrá en la calidad de vida laboral. Una comunicación consistente hará que tus colaboradores se sientan involucrados, lo que ayudará a todos a tener una visión más amplia sobre lo que está sucediendo internamente.

2. Motivación, incentivos, reconocimiento y productividad

La motivación influye sustancialmente en el desempeño de un colaborador. Su productividad aumentará exponencialmente si su actitud y trabajo es valorado, reconocido e incentivado. La fórmula es sencilla: si un colaborador está desmotivado, lo más seguro es que la ejecución de sus tareas no esté siendo efectiva, por lo que no solo él estará sufriendo por su baja motivación, sino que los procesos organizacionales se verán frenados.

Es fundamental hallar mecanismos para motivar a tus colaboradores, lo cual no es una labor sencilla y fácil, puesto que cada persona tiene distintos factores de motivación. Es decir, lo que funciona para una persona, puede que para otro no. Pon en marcha programas de incentivos y reconocimientos (que no es lo mismo), puesto que el primero promueve la competencia para cumplir con objetivos planteados y el segundo apela a recompensar comportamientos y esfuerzos adicionales.

3. Interacción entre colaboradores

Rara vez sucede que todos los colaboradores dentro de una organización se la lleven bien. Las diferentes personalidades y temperamentos abundan en la sociedad, pues no somos robots. Esta amplia gama de modos de comportamiento y relacionamiento bajo el mismo techo debe ser un factor determinante para que el equipo de Recursos Humanos plantee estrategias para evitar que se proliferen malos entendidos o ataques de temperamento y otros problemas afines.

Es fundamental, según Forbescapacitar y enseñarle a los colaboradores a que manejen el estrés (una de las mayores causas de conflictos internos) y, sobre todo, a que puedan llevarse bien con sus compañeros, no solo en términos laborales sino en general. 

4. Manejo de clientes difíciles

No solo los desafíos de la calidad de vida laboral en las organizaciones compete a sus grupos internos. Los clientes, aunque externos, son el enfoque central de muchas empresas, por lo que deben también ser tenidos en cuenta en esta ecuación. Seguro en tu día a día te has topado con clientes que son, aunque exigentes, llevaderos y fáciles de manejar.

Ahora bien, esta situación no está escrita en piedra, por lo que en algún momento tendrás que enfrentarte como organización a alguno que otro elemento complicado en la relación con los clientes. Estas situaciones pueden generar frustraciones entre tus colaboradores, pues lidiar con un cliente difícil es muy agotador, como menciona Forbes. Claro, no hay que olvidar que “el cliente siempre tiene la razón”, por lo que es imperioso  capacitar a los trabajadores y gerentes en el manejo adecuado e inteligente de este tipo de clientes.

Después de todo, un colaborador feliz, es un colaborador más productivo; y una convivencia sana, es sinónimo de un ambiente laboral estable. Con estas dos premisas en mente, la calidad de vida laboral dentro de tu organización será la adecuada. No solo tus colaboradores te lo agradecerán, sino la eficacia y eficiencia con la que se realizan los procesos aumentará.

¿Cómo construyen el mejor ambiente laboral las empresas más importantes del planeta? Descúbrelo en nuestro eBook 'Cómo adaptar los mejores planes de retención a tu negocio' ¡Descárgalo haciendo clic en el botón!

Descarga tu libro

1 Comentario: